Tips para sacar el máximo provecho a la Realidad Virtual

Actualizado: 13 de nov de 2019

Las gafas de realidad virtual son una herramienta tecnológica muy novedosa y con un gran potencial. Sin embargo, hay veces en las que resulta complicado incluir este tipo de herramientas en nuestras sesiones ya que no sabemos muy bien cómo abordar estas sesiones tan diferentes.

Es por esto por lo que os damos unos consejos de cómo sacar el máximo provecho a esta herramienta:



1. Conocer bien la tecnología

Antes de utilizar la tecnología con los usuarios es muy importante conocerla bien y no tener dudas de cómo hacer una u otra cosa cuando estemos en sesión. A muchas personas les genera desconfianza el hecho de probar nuevas tecnologías que el terapeuta no sabe manejar bien, hace que la experiencia se disfrute menos.


2. Conocer gustos/intereses de la persona

No reaccionamos igual a un contenido que nos resulta significativo ya sea por gustos, antiguos hobbies o entornos que nos puedan resultar familiares que a un contenido que nos es indiferente, por lo tanto, es importante saber el pasado de la persona a la hora de seleccionar el contenido que se le va a poner.


3. Explicar en qué consiste la herramienta, qué sensaciones produce, etc.

Para evitar que los usuarios se desorienten o se muestren confusos, es conveniente explicar qué es la herramienta: “son unas gafas a través de las cuales vas a ver un vídeo, pero va a tener algo diferente a los vídeos que ves en la televisión o en el ordenador, en este va a ser como si estuvieras dentro, vas a poder girarte, mirar para arriba o abajo


4. A ser posible, enseñarle cómo la utiliza otra persona

Muchos usuarios se muestran reticentes a utilizar la herramienta si creen que son los primeros en hacerlo. La mayoría, cuando ven las reacciones de un compañero empiezan a sentir curiosidad y se animan a probarlo. Es por esto por lo que resulta interesante probar la herramienta en grupo las primeras veces, poniéndosela primero a aquellas personas que sepamos tienden a tener una más fácil aceptación a estímulos novedosos.


5. Explicarle lo que va a ver

Siempre resulta conveniente hacer una pequeña introducción de aquello que van a ver, de manera que cuando comience el vídeo entiendan mejor en qué escenario están y a qué les puede interesar más prestar atención.


6. Estar con él/ella en todo momento

Al ser una tecnología que ofrece una completa inmersión en la experiencia, los usuarios no pueden ver si el terapeuta sigue con ellos, y esto muchas veces puede crear cierta desconfianza. El hacerle preguntas a lo largo de la experiencia (qué estás viendo, habías estado alguna vez en algún lugar así, etc.) y mantener contacto físico (mano en el hombro, etc.) suele resultar positivo para evitar esta desconfianza.


7. Avisar cuando se le vaya a quitar las gafas

De la misma manera que resulta conveniente explicar qué son las gafas de realidad virtual y qué es lo que van a ver en ellas antes de comenzar la experiencia, en el momento en el que termina, conviene avisarles que les vamos a quitar las gafas.

De esta manera evitamos el terminar la experiencia de una manera agresiva y posibles confusiones.


8. Preguntar por la experiencia: cosas que le hayan gustado o no para tener en cuenta para la próxima sesión

Como toda nueva terapia, el feedback de los usuarios es muy importante, tenemos qué saber qué aspectos han considerado positivos y posibles aspectos de mejora. Muchas veces ellos mismos empiezan a indicar qué contenidos pueden resultarles más interesantes, pero en caso de no hacerlo de manera espontánea, este es uno de los tips más importantes para sacar provecho a la herramienta, por lo que nunca hay que dejar de preguntar qué experiencias podrían gustarle más.